Conectividad y ciberseguridad, ¿pueden los coches ser hackeados?

Conectividad y ciberseguridad, ¿pueden los coches ser hackeados?

Seguridad en los autos conectados

Con la irrupción en el mercado del coche conectado, el sector de la automoción ha entrado de pleno a formar parte de la conectividad y ciberseguridad en el que prácticamente todos los dispositivos se controlan desde un sistema operativo.

Es evidente que la conectividad y la automatización conllevan un sinfín de ventajas a nivel tecnológico y de seguridad vial, con sistemas de asistencia a la conducción, frenada automática, sensores y sistemas de alerta de cambio de carril, entre otras muchas funcionalidades que cada vez equipan más vehículos.

Por el contrario, con la conectividad del automóvil a Internet se ha abierto, también, una puerta a otro tipo de controles que escapan de los fabricantes y de los propios conductores, y que podrían facilitar posibles ataques externos no exentos de riesgos.

Más aún con el avance del coche autónomo los ciber riesgos se están tornando más peligrosos si cabe, pues cualquier hacker podría entrar en el sistema operativo de un coche y controlarlo de forma remota. No solo la conducción en sí misma, anulando las órdenes del propio conductor del automóvil, sino de acciones como activar el aire acondicionado o bajar los cristales, controlar la presión de los neumáticos o accionar el limpiaparabrisas podría quedar a expensas de los piratas informáticos.

De cara a evitar estos posibles ataques externos, las marcas y toda la industria automovilística están trabajando para implementar mayores controles de seguridad que contrarresten los posibles ataques que pongan en riesgo la seguridad vial y tecnológica del vehículo. Muchas compañías están estableciendo alianzas con empresas especializadas en ciberseguridad e, incluso, algunas están creando sus propios departamentos específicos para desarrollar tecnologías seguras, así como para detectar y poner solución a posibles ciberataques.

En este sentido, hay que tener presente que, aunque estar conectado no es sinónimo de ser vulnerable a estos ataques, es evidente que cualquier dispositivo conectado puede ser vulnerable, por ello, desde ALD Automotive, trabajamos para mantenernos a la vanguardia tecnológica en todos los dispositivos del vehículo, pero siempre alerta para preservar una conducción segura y eficiente, que minimice los riesgos de los viajeros en carretera e incremente la funcionalidad y el placer de la conducción en sí mismos.