El futuro de las flotas es: autonomía, conectividad, electrificación y el modelo compartido

/ Theme(s): Tecnoflota
El futuro de las flotas es: autonomía, conectividad, electrificación y el modelo compartido

El ritmo de la innovación se está acelerando en la industria automotriz, y los nuevos modelos de tecnología y gestión de flotas prometen cambios radicales para los administradores de flotas.

La industria automotriz está cambiando rápidamente, impulsada por fuerzas externas que cambiarán la manera en que los profesionales de la flota y los dueños de negocios administran vehículos y conductores. Con un crecimiento paralelo en avances tecnológicos e ingenio humano, los próximos años y décadas verán la adopción generalizada de nuevas ideas y herramientas que alguna vez se pensó que pertenecían al futuro lejano.

Echemos un vistazo a cómo la autonomía, la conectividad, la electrificación y el modelo compartido, cambiarán la forma de las flotas y el papel del administrador de flotas.

1. Autonomía

Los vehículos autónomos aún no son un elemento común en las calles de las ciudades, pero ya vienen. De hecho, en gran medida, ya están aquí – y no solo en la forma de los pocos vehículos con configuración disponible de “piloto automático”. La tecnología diseñada para escanear el camino y alertar o asistir al conductor para evitar colisiones y salidas involuntarias de carriles ha migrado de marcas premium al mercado masivo.

En un intento por resolver un mosaico de regulaciones que rigen las pruebas de vehículos autónomos en los Estados Unidos, los legisladores de allí introdujeron la Ley AV START. Que fue aprobada por la Cámara de Representantes con apoyo bipartidista en septiembre de 2017, pero ha encontrado resistencia en el Senado. Las objeciones están principalmente relacionadas con la seguridad. Pero los grupos de la industria han expresado temor de que los conductores puedan ser reemplazados en masa.

Las implicaciones para las flotas son claras: cuanto más sofisticada es la tecnología de conducción autónoma, menos kilómetros se manejan con el aporte humano y la posibilidad de error humano. Invertir en vehículos autónomos y semiautónomos debería mejorar la seguridad de la flota y reducir los costos de colisiones y reclamaciones.

A medida que la tecnología ha avanzado, han surgido una serie de preguntas aún sin respuesta. ¿Costará más comprar vehículos sin conductor? ¿La reducción del riesgo también reducirá el costo de responsabilidad civil en los seguros? ¿Las regulaciones y la infraestructura evolucionarán para incorporarlos?

Sin embargo, estas preguntas se resuelven, una cosa es cierta: las flotas se encontrarán a la vanguardia de la adopción y la adaptación.

2. Conectividad

La telemetría está ayudando a impulsar la tendencia hacia flotas vehiculares más conectadas. Al rastrear ubicaciones, velocidad y comportamientos riesgosos como aceleraciones repentinas y frenados buscos, la tecnología a bordo puede producir un conjunto de datos que pueden alimentar análisis preventivos, predictivos y dispositivos de registro.

Los puntos clave son la seguridad, el cumplimiento y la capacidad. El análisis avanzado de datos puede ayudar a los administradores de flotas a identificar conductas de riesgo y desarrollar programas de capacitación en seguridad adaptados a los conductores. Los dispositivos de registro electrónico pueden rastrear las horas trabajadas y los kilómetros recorridos, reduciendo o eliminando la carga sobre los empleados. La productividad puede mejorarse aún más mediante aplicaciones orientadas al conductor a las que se puede acceder desde dispositivos móviles.

3. Electrificación

Los vehículos eléctricos han existido durante décadas, pero en ningún momento en el pasado han estado tan ampliamente disponibles en tantos mercados. La proliferación de electricidad ha estado marcada por una serie de anuncios de fabricantes y gobiernos, todos indicando un cambio hacia sistemas de propulsión alternativos y lejos de los vehículos propulsados por gasolina y diésel.

Solo el año pasado, Ford y Volvo, entre otros, han anunciado planes para ampliar su cartera de vehículos eléctricos; Volvo avanzó un paso más allá al anunciar que un motor eléctrico, solo o como parte de una central eléctrica híbrida a gasolina, se incorporará a cada vehículo que produzca a partir de 2019. A nivel gubernamental, Noruega anunció que todos los automóviles alimentados con combustibles fósiles estarán prohibidos en sus calles para 2025.

4. Modelo compartido

El modelo de flota compartida ha evolucionado para incluir sistemas altamente eficientes, automatizados y sin papel. Estas soluciones avanzadas están alcanzando popularidad entre las compañías que buscan maximizar la utilización. En respuesta a la creciente popularidad de las flotas compartidas, los proveedores de servicios han comenzado a ofrecer sistemas automáticos y sin papel que utilizan tarjetas de acceso o teléfonos inteligentes para facilitar la recolección y devolución de vehículos.

Los viajes compartidos, los viajes por solicitud y los viajes en grupo reducen la necesidad de vehículos asignados en el hogar y los coches contratados para viajes de negocios. Al adquirir menos vehículos que se conducen solo cuando los empleados los necesitan, las organizaciones ahorran dinero y garantizan que los vehículos se devuelven a una instalación central donde se pueden limpiar y reparar. Con una gestión adecuada, una flota compartida puede ser un complemento eficaz para el arrendamiento y la propiedad como parte del plan de uso general.

La industria de flotas está cambiando rápidamente, y los administradores de flotas corren el riesgo de quedarse atrás. Los expertos en flotas de ALD Automotive pueden ayudarlo. Póngase en contacto con nosotros para saber cómo asociarse con una compañía de administración de flotas puede mantenerlo a usted y a su flota a la vanguardia.